27.6.20

Historia de arcilla y lápices.

El mundo de las masas flexibles es amplio y divertido, desde la arcilla de secado al aire hasta la porcelana fría; meter las manos en cualquiera de ellas es una experiencia que jamás olvidas.
Mi experiencia nació con la arcilla polimerica, una masa que se lleva al horno y se plastifica cuando está lista, se puede tallar, lijar, pintar, etc, es extremadamente versátil. Con el pasar del tiempo, y lo difícil que se me hacia conseguirla, fui perdiéndole el gusto, no me detengo para decirlo. Un día decidí regalar la que tenía en un cajón olvidada, porque me parecía injusto que se echara a perder. 
Mientras tanto seguí enganchándome con el dibujo, mi antiguo amigo de la escuela, al que había dejado de lado cuando la universidad me atrapó. Otra vez mi mesa se llenaba de lápices y marcadores, pero aún mi corazón latía por la arcilla...siempre creo que latirá por ella.
Marzo del 2020, estalla la noticia de la pandemia. El encierro se hace eterno, mientras se pierden las ganas de dibujar. Dónde me podía refugiar? Seguramente en la lectura, porque ninguna película o serie me hacía tilín el corazón. De la lectura, pase a los vídeo juegos, ahí estaba yo, perdida en un juego con personajes y objetos diminuto. En ese momento extrañé tanto la arcilla, pero gracias a mi otro yo, que se deja llevar por compras compulsivas, tenía dos paquetes de arcilla de secado al aire, qué mejor momento podía yo encontrar, para sumergirme en algo nuevo, un tanto conocido, pero desconocido a la vez. Al principio dañe piezas, como toda persona que aprende algo nuevo. Mientras escondía mis creaciones del ojo público (jamás las verán jajaja), seguí creando y, al mismo tiempo, me reconcilié de muchas formas conmigo mismo, mientras hacía bolitas de arcilla. Muchos años de querer hacer algo extremadamente cuidado, se fueron al diablo, al mismo tiempo que me enamoraba de creaciones imperfectas, tiernas, llenas de color; ahí mi corazón dijo: quiero la dulce imperfección. 
De esta historia que les cuento, solo puedo decirles que la única forma de regresar a ese lugar feliz lleno de creatividad, es que no se presionen, fluyan, déjense llevar por la danza de sus manos, ya sea bordando, dibujando, moldeando, cosiendo, etc. 


Gracias por leer.🌷

No hay comentarios:

Publicar un comentario