27.6.20

Historia de arcilla y lápices.

El mundo de las masas flexibles es amplio y divertido, desde la arcilla de secado al aire hasta la porcelana fría; meter las manos en cualquiera de ellas es una experiencia que jamás olvidas.
Mi experiencia nació con la arcilla polimerica, una masa que se lleva al horno y se plastifica cuando está lista, se puede tallar, lijar, pintar, etc, es extremadamente versátil. Con el pasar del tiempo, y lo difícil que se me hacia conseguirla, fui perdiéndole el gusto, no me detengo para decirlo. Un día decidí regalar la que tenía en un cajón olvidada, porque me parecía injusto que se echara a perder. 
Mientras tanto seguí enganchándome con el dibujo, mi antiguo amigo de la escuela, al que había dejado de lado cuando la universidad me atrapó. Otra vez mi mesa se llenaba de lápices y marcadores, pero aún mi corazón latía por la arcilla...siempre creo que latirá por ella.
Marzo del 2020, estalla la noticia de la pandemia. El encierro se hace eterno, mientras se pierden las ganas de dibujar. Dónde me podía refugiar? Seguramente en la lectura, porque ninguna película o serie me hacía tilín el corazón. De la lectura, pase a los vídeo juegos, ahí estaba yo, perdida en un juego con personajes y objetos diminuto. En ese momento extrañé tanto la arcilla, pero gracias a mi otro yo, que se deja llevar por compras compulsivas, tenía dos paquetes de arcilla de secado al aire, qué mejor momento podía yo encontrar, para sumergirme en algo nuevo, un tanto conocido, pero desconocido a la vez. Al principio dañe piezas, como toda persona que aprende algo nuevo. Mientras escondía mis creaciones del ojo público (jamás las verán jajaja), seguí creando y, al mismo tiempo, me reconcilié de muchas formas conmigo mismo, mientras hacía bolitas de arcilla. Muchos años de querer hacer algo extremadamente cuidado, se fueron al diablo, al mismo tiempo que me enamoraba de creaciones imperfectas, tiernas, llenas de color; ahí mi corazón dijo: quiero la dulce imperfección. 
De esta historia que les cuento, solo puedo decirles que la única forma de regresar a ese lugar feliz lleno de creatividad, es que no se presionen, fluyan, déjense llevar por la danza de sus manos, ya sea bordando, dibujando, moldeando, cosiendo, etc. 


Gracias por leer.🌷

17.6.20

Animal Crossing New horizons

 Ella y yo 

El post que me debía, el que seguramente nadie entienda, pero que sin embargo, sino lo escribo ahora, nunca lo haré.
Cuando comenzó la pandemia, entré en un estado de tristeza y temor, seguramente es un sentimiento que ahora muchos conocen. Durante semanas la televisión, redes sociales, radio, y cualquier otra vía de comunicación, mostraba estadísticas alarmantes, la gente estaba muriendo en todo el mundo, por primera vez en mi vida, mi realidad era la realidad de Angelina Jolie, con sus marcadas diferencias, obviamente. Era muy triste ver cómo los adultos mayores eran borrados de este planeta, gente que luchó enfermedades, tragedias naturales, y otras batallas, de un tirón un virus letal se las llevaba quitándoles el aliento. Yo estaba muy asustada. Los días transcurrieron, y un buen día, mi esposo me dio su Nintendo switch, me mostraba un juego, donde pequeños personajes vivían en una isla, en ella había que cumplir metas para obtener recompensas, ya antes había jugado algo parecido. Al principio no me engancho, hasta que un día entre en el juego, y descubrí una casita en la isla que no era la mía, mi esposo se había creado un avatar, para en una isla lejana, vivir conmigo en un universo donde no hay miedo, ni tristeza, ni violencia. Desde ese día me enamoré del juego, pero la cúspide de amor por este descubrimiento, me llegó cuando me enteré que podía jugar con amigos, ellos podían venir a mi isla...mi hermana podía venir a mi isla!!!
Mi hermana menor no vive en el mismo país que yo, las distancias se hicieron inmensas con la pandemia, y la frase “te extraño” se repetía todos los días, solo podía verla a través de una cámara, eso no era suficiente para mi, yo quería de alguna forma estar en el mismo sitio con ella, ahí es cuando animal crossing deja solo de ser un juego de consola, se transformó en el mundo donde yo volvería a correr junto a mi hermana. Para mayo, ella tenía ya su propio Nintendo switch, creaba una isla con el nombre de nuestra palabra secreta, se ponía en ese universo su apodo de siempre, y era otra vez la niña que me acompañaba largas horas frente a un televisor. Al principio no pudimos viajar de una isla a otra, culpa de el módem de internet, hasta que lo logramos, lo logramos! Ese día lloré, lloré mucho de felicidad, mientras mi avatar se juntaba con el suyo, y corríamos de un lado para otro como dos locas en un mundo irreal, sentí que yo vivía en ese juego, y que ahí estábamos seguras, no había virus, no había distancias, no había miedos, éramos ella y yo. Hasta el día de hoy, nos hemos juntado varías veces, nos hemos reído, hasta hemos pescado como campeonas, ella más que yo. No hay un día que no agradezca a Nintendo, haberme juntado con ella de esa forma.
Los vídeo juegos, los correctos, llevan detrás tanto esfuerzo en su realización, horas de dolor de espalda, de dolor de cabeza, de correcciones, y de mejoras. Mucha gente dice que los programadores, diseñadores y artistas digitales, le ponen un precio alto a su trabajo, déjenme decirles que, la cantidad de horas invertidas en trabajo, nunca igualarán la paga, porque no hay solo códigos, capas, y gráficos, hay sueños, hay amor detrás de cada cosa que hacen, a pesar de que parezca tan frío el trabajo. Gracias desarrolladores, artistas, diseñadores. Gracias.
Y a ti que llegaste aquí, gracias por leer este post, del que si no sabes nada, al menos sabes, lo dura que es la distancia de un ser que amas.


15.6.20

Tiempo al tiempo

Desde la ventana de mi ma.

Han pasado tres meses desde que las noticias publicaron que estamos viviendo una  “pandemia”, una palabra que hasta los niños han tenido que aprender, para explicar los motivos por los cuales ya no van a la escuela.
El mundo se detuvo, ahora trata nuevamente de girar de forma natural como antes lo hacia, solo que ahora este mundo va con la cara cubierta.
Hoy es el cumpleaños de mi pa, preparé una comida para él y mi tío (ellos viven juntos), camine por las mismas calles que antes eran mi paseo favorito hacia la papelería, ese paseo donde me detenía a comprar una empanada de queso que tomaba con la mano, sin pensar en ningún virus asesino.
Hoy el paseo fue distinto, salí de mi casa con la cara y el cabello cubierto, unas grandes gafas ocultaban mis ojos. Mientras aceleraba el paso, noté que los cordones de mis zapatos se habían desatado, seguí caminando. En cada brazo llevaba un bolso, en  uno iba el pollo al horno, y en otro un cake, y un par de cosas más, se hacía tan difícil caminar, no por el sol, no por la distancia, no por los cordones, sino porque la mascarilla me quitaba el aliento, pero no me podía detener.
En el camino vi negocios cerrados, otros vacíos; un almacén que hace tres meses tenía los parlantes con música, ya no los tenía, ni siquiera los autos pitan como antes.
Vamos, falta poco, mientras voy sorteando a la gente que no deja de bailar bolero con uno, aquí el distanciamiento no se hace, el guayaco no puede, no sabe con qué se come eso.
Llegué, hablo de lejos con mi pa, lo que antes era un abrazo, hoy es una mano diciendo hola. Hoy él no pudo ver mi rostro, no pudo ver mi expresión de ojos para arriba, mientras me cuenta que sale más de lo que debería, tiene 71, recién cumplidos, nunca ha sabido lo que es quedarse en casa, es lo que llamamos en mi país “pata caliente”, ama caminar. 
Me despido con la mano. 
Nuevamente inicio la marcha y de repente, me detengo, he descubierto en el asfalto una rayuela, olvidó el virus, la falta de aliento, el sol, el cansancio, y ahí voy, saltando sobre ella como cuando era niña, mientras sonrió detrás de lo que me protege, pero me quita libertad.
Voy de regreso a casa, no sin antes pasar por donde “Rosita” la caserita del barrio de mi pa, de ahí me llevo una “dulce Camila”, una papaya hermosa.
En el camino de retorno, me sorprende el negocio desalojado de un amigo de mi pa, un negocio que siempre tenía gente, la situación se está llevando en peso la economía, mientras en mi país solo la prensa habla del escándalo de la avioneta, un escándalo que ha restado importancia a todo, incluso al asesinato de varias niñas. Mi cabeza no deja de pensar, no dejo de balbucear detrás de la mascarilla. 
He llegado a casa, mi ma me recibe, le muestro la papaya, ella sonríe y, mi mundo, vuelve a iluminarse a pesar de la pandemia.
Gracias por leer.



2.1.20

Enero y procreate


Ejercicio con iPad Pro.

Ha iniciado el año. He tomado mi iPad y comencé a practicar con la app procreate. Debo decirles que si están pensando comprar un iPad Pro, no lo duden, es una gran inversión que vale la pena hacer si estas metido en esto de la ilustración.
Como yo no estudie diseño gráfico, familiarizarme con capas y pinceles es un poquito tedioso, pero ahí voy, metiéndole ganas.
Mientras tanto batallo con una inflamación de garganta que me agarro en plena noche vieja, sentía morir, pero agarre toda mi fuerza de voluntad y me fui a cenar feliz, obviamente cuando regrese a casa aplique “la moricion” jajajaja.
Y bueno, así empezó el año, con muchos proyectos, sueños, metas. No quiero hacer una lista de ellos porque prefiero guardármelo para mi en caso de que deseche alguna idea.
Y ustedes, ¿qué tal?
Gracias por leer.

29.12.19

Una década se va.

Hola, estamos a dos días de que termine una década, han sucedido tantas cosas en diez años, incluso me parece increíble escribir esta entrada y recordar el camino recorrido.
Podría detallar cada año, pero siento que no tiene sentido, sobre todo porque mi vida es bastante privada, pero lo diré de forma breve:
Conocí la fortaleza que había dentro de mi. Aprendí que muchas cosas cambian si uno cambia. Entendí qué hay que dejar ir cosas materiales, amistades y sentimientos que solo lastimaban.
Viaje, crecí ( no de tamaño, bueno fuera jajaja), fortalecí mi fe, mi esperanza.
En diez años he llorado mares, he sentido mucho miedo y ansiedad, pero aquí estoy, nada malo paso.
Saben? No teman, muchas cosas cambian en diez años, todo inicia nuevamente, mucho se recupera.
Qué vendrá en el 2020, no tengo ni idea, pero trato de pensar en el buen Tom Hanks como un náufrago, diciendo qué hay que tratar de respirar porque nunca sabes que puede traer la marea mañana.
Vaya, Dios! En diez años tengo muchísimas canas, estoy haciéndome mayor, pero eso es una bendición.
Feliz año para quien llegue hasta aquí.
Gracias por leer.




6.11.19

Por qué un blog?


He llegado a casa después de hacer varias diligencias, llegue con un poco de dolor de cabeza porque el clima esta terrible (un sol asesino), esta es la parte que nunca me ha gustado de vivir en una ciudad como Guayaquil. En este momento el sonido de la lavadora me indica que ha terminado su trabajo, y es que con sol, ¿cuál  sería  tu mejor plan? Lavar sin duda. 
Cuando decidí abrir este blog, lo hice porque había descubierto recién la magia de blogger, después de salir corriendo de otra plataforma llamada hi5, ¿ la recuerdan? Era lo mas cercano a Facebook, pero con la llegada de este, se perdió en las turbulentas y profundas aguas del internet. 
En el 2009 cree Petite Caotica como marca de bisutería artesanal, para después meter las manos a la masa con la arcilla polimerica, desde ahí mi marca se convirtió en un alias que hasta hoy me acompaña, aunque a veces he querido cambiarme el nombre ante lo negativo del caos, pero regreso y recuerdo porque me bauticé así. La finalidad de escribir semana a semana, fue sin duda hacer conocer mi trabajo más allá de mi país. Ya metida en la corriente handmade que se había estrenado hace poco, trate de que extraños, pudieran darle una mirada mas profunda a la persona que existía detrás de barras de colores.
Fue una época maravillosas, intercambiando conocimientos, aprendiendo y haciendo amigos, unos desaparecieron y otros se mantuvieron firmes a pesar de los cambios que se venían con la corriente de Facebook la cual fue creada muchos años antes, una plataforma útil pero a la que todos le entregaríamos nuestra alma.
Como en cajas cuando hay mudanza, muchos pasamos nuestras posesiones intangibles hasta la red social, como arañitas tejimos nuestra vida paralela de autónomos / emprendedores, hicimos mas amigos y ahora si teníamos a nuestra tía, abuelita y hermana viendo las publicaciones de nuestras creaciones.
Atrás quedaba nuestra casa grande, nuestro espacio más íntimo, uno que monetizaba con clicks y con anuncios, donde también existía un espacio para seguidores y comentarios, ¨los comentarios alimentan mi blog¨ decía una graciosa ilustración que muchos compartimos y dimos un espacio.
No imaginábamos ni remotamente que más traería la marea, solo nos manteníamos respirando.
¿Te gusta que te sigan? Pues si; ¿te gusta que te comenten? Pues sí; ¿Te gusta tomar fotos? Me encanta!.
Y así descubrí Twitter, hasta aquí era como si el banco me hubiese otorgado varias tarjetas de crédito pero sin garante ni mayores exigencias. Por ahí  me guiñaba el ojo Flickr para crear un álbum perpetuo de fotos que hasta hoy puedo visitar ,pero que cuando le dices a tu sobrino que existe, el no sabe de que estas hablando. Y así pasaba la vida hasta que...llegó Instagram.
Instagram es una red social a la que dedicare un post entero, porque  cómo  puedes hablar de los jinetes del Apocalipsis sin darles un espacio total y único xD.
¿Por qué  un blog? Hace casi once años, porque era útil para mi trabajo y para mi vida personal. ¿Por qué  sigo escribiendo en un blog? Porque me da la gana y me gusta hacerle compañía a quienes aterricen por aquí.
Gracias por leer.

5.11.19

Quitapenas



Hace unos días confeccione una pequeña muñeca gracias a un video de mandarinas de tela, no conocía la historia de las muñecas ¨quitapenas¨ Guatemaltecas, leer sobre ellas me apretó un poco el corazón, últimamente han sido tiempos turbulentos para Latinoamérica.
La noche en que nació mi ¨peque penitas¨ nombre con el que la bauticé, dormí muy bien, asumo me recordó mi infancia, el lugar seguro donde me refugio cuando siento que el mundo se me pone patas arriba.
Cuántas penas albergamos en nuestros corazones, esas que no contamos a nadie, pero que ante este pedacito de tela que se convierte en nuestra confidente y terapeuta, lo soltamos todo, liberándonos un poco de la carga emocional que llevamos en nuestra rutina de adultos.
Y mientras termino esta entrada, termino mi sanduche de jamón. 
Canción para quitar penas: ¨ Hasta la raíz¨ de la maravillosa Natalia Lafourcade. 
Película para pasar el tiempo sin hacer mayores reflexiones: La ultima de Terminator (Es una pena que la actuación de Diego sea tan corta)
Hasta la próxima entrada ardillas.