9.12.16

El fin de los pesebres

Ya hace bastante tiempo había tomado la decisión, pero una vocecita interior me decia que no era el momento, espere paciente y sentí que ese día había llegado, no mas pesebres sobre mi mesa de trabajo.
En la navidad del 2011, decidí hacer un pesebre con mi versión de pequeñas matryoshkas a las que llamo "Juanitas" desde el primer momento supe que debían ir dentro de una pequeña pecera, donde estuvieran protegidos. Año 2012, diciembre, di vida a un pesebre mas grande que incluiría una vaca y burrito a pedido de una buena amiga que decoraba su nuevo hogar de casada, con el nuevo diseño decidí arriesgarme incluyendo tres reyes magos, mi versión muy personal de ellos; este pesebre tuvo muy buena aceptacion, fue increible! Año 2013, nace el pesebre modelo corchito. Quienes nos dedicamos a crear objetos, siempre estamos a la caza de todo tipo de cosas que puedan servir, recuerdo haberme parado en un pasillo a observar los corchos de todo tamaño, eligiendo el mas estable de todos, no sabía que haría con el, pero estaba segura que algo se me ocurriria. Otra amiga me hizo un encargo, quería pesebres, pero quería que estos fueran fáciles de transportar ya que ella vive en la capital; ese día mi cabeza trabajo muy rápido y di vida al "petit pesebre corchito" incluí una estrella, decidiendo que ahora todos los modelos la llevarían. Año 2014, el boom! Nunca pensé pasar la barrera de los 150 pesebres vendidos, sin contar los que vendí en ferias, porque de ellos no tengo registro ya. Al terminar ese año sentí que en muchos hogares habia un pedacito de mi; una abuelita contemplándolo, niños secuestrando los personajes de sus bases para jugar con ellos, y coleccionistas incluyéndolos junto a otros en sus vitrinas. Puedo estar mas agradecida de lo que estoy? No creo, estoy tan feliz.
Año 2015, viaje a Chile, vivi un año lejos de casa, un año para reflexionar, para vivir, para resetearme. Este año solo se vendieron unos 15 creo yo, fueron muy poquitos, pero fueron varios los mails que preguntaban si yo regresaria.
Año 2016, el último modelo, dentro de una nuez. Elabore una miniatura auténtica, hice muy poquitos, mis ojos no me permitieron hacer mas de 10.
El final estaba anunciado. Es tan cierto que se debe abandonar algo para que la vida te de algo a cambio, hay que dejar espacio para que el universo coloque ahi eso que tiene reservado; hay que cerrar ciclos, hay que imponerse nuevos retos. Este año creo he llegado a 100, pero he estado vendiendo desde septiembre, lo que me hizo por un momento preocuparme, aunque después reflexione y pense: Es que hace dos años fueron tantos! y claro, todos los años queremos regalar algo distinto porque nuestros familiares y amigos siempre son los mismos. Pero no es esta la razon por la que el fin de los pesebres llego, es cerrar la argolla, es agradecer, es dar espacio a mas sueños.
No quiero ser la chica de los pesebres por siempre (risas) y quiero que mas gente se anime a crear uno, que exploren y busquen su propio modelo de pesebre.
La navidad es tan hermosa, no por los regalos, aunque no voy a fingir espiritualidad extrema; es una fecha diferente, distinta, hasta el entorno cambia llenandose de tanto color.
Muchas gracias a cada persona que hizo un pedido, a quienes tuvieron paciencia ya que yo los confecciono sola y un pequeño duende me ayuda con las cajas, ahora son dos duendes (risas)
Feliz diciembre, gracias por tener un pedacito de mi corazón en tu vida. Año 2016 - diciembre




Pesebres - 2011 - 2016
Diseño - Angie Ron aka Petite Caotica


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada