21.8.16

Mi experiencia como tallerista

Ayer di mi segundo taller de arcilla polimerica, en esta ocasión la tecnica fue "apliques y detalles en alto relieve" tuve dos alumnas geniales, una de ella asistía por primera vez y la otra ya había estado en el inicial (agradezco infinitamente a Lara por eso) Ser tallerista me gusta mucho, por mas de 15 años estuve trabajando en servicio al cliente, por esa razón me encanta el conctacto directo con las personas, conversar mucho mientras enseño. Animo siempre a hablar un poquito de ellas para romper  la formalidad entre alumno y profesor.
Dar talleres también te da mucha seguridad, ya no tienes tanto ese celo absurdo, que te hace creer que todos pueden ser competencia para tu negocio, y sí lo son pues los sientes colegas y hasta un poco familia por estar en el mismo campo en el que te desempeñas.
Enseñar me hace recordar a los mejores profesores que tuve, mis preferidos siempre fueron los más informales, los que utilizaban un vocabulario mas sencillo para llegar (total en los libros encuentras todas esas palabras sofisticadas) me gusta que las personas que asisten a los talleres pierdan el miedo a crear, los incito a ser un poco rebeldes en sus diseños; mi trabajo es enseñar de qué se trata la arcilla polimerica, cómo se comporta y que es lo correcto en cuanto a la elaboración de objetos, pero de ahi el diseño final, ese es libre, totalmente libre.
Ayer una de mis alumnas me comentaba lo dificil que es luchar contra esa parte perfecciosinista que muchas veces nos hace estresar cuando realmente deberíamos estar divirtiéndonos. Otra de las cosas que escuche ayer fue que nunca es tarde para aprender algo, de eso estoy convencida.
Modelar con masas flexibles nos acerca al niño que una vez fuimos; el temor frente al modelado creo radica, en que ya llevamos mucho tiempo viendo las plastilinas como objetos infantiles, y no lo son para nada.
Vayan a una tienda de manualidades o a una papeleria y compren su tarrito de plastilina, la mas sencilla es la que realmente funciona bien (el mercado ahora fabrica unas que no tienen firmeza y de paso son costosas) y amasen gatos, chanchitos, etc. Para mi es una de las mejores terapias que existe, es fácil y no existe niño que no lo haya hecho, y tú...tú un día fuiste niño 😉
Gracias por leerme. Feliz domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario